lunes, 25 de abril de 2016

DE LA FINAL AL FRACASO

Por Jorge Ruiz
soydeleste2013@gmail.com
Foto: Edición Soy del Este.

FÚTBOL: TORNEO FEDERAL B 2016

Atlético Club San Martín, que había sido finalista del torneo Federal B 2015 quedándose en la puerta del ascenso, no pudo siquiera acceder a la Segunda Fase del torneo Federal B 2016. Cambio de entrenador, salidas de jugadores claves y otros no tanto, el despojo de un plantel humilde y unido, la incorporación de jugadores en su mayoría foráneos, todos factores que pueden haber influido o no en lo sucedido.

No se trata de pegarle al DT o a la dirigencia, sino de analizar. ¿Qué pasó en cuatro meses? ¿Cómo pudo venirse tan abajo un equipo que tenía todo para ganar? ¿Error dirigencial en la elección del DT? ¿Error del DT en la elección, o no elección, de las piezas de su plantel y su equipo? Atlético San Martín el 30 de diciembre se encontraba jugando en su estadio, frente a aproximadamente 15.000 simpatizantes el encuentro de Vuelta de la Final del torneo Federal B 2015, donde lamentablemente terminó cayendo y quedándose sin ascenso.

Esto significó un golpe muy grande tanto para el pueblo albirrojo como para dirigentes, jugadores y cuerpo técnico. Y a su vez muchos quedaron con ganas de revancha. Eran posibles y hasta esperables algunos cambios tanto en el cuerpo técnico como en el plantel mismo. Lo primero fue la salida del rosarino Sergio Busciglio, quien aceptó una oferta superadora de Gimnasia de Concepción del Uruguay, elenco que juega el Federal A.

Respecto al equipo, se sabía de la salida del volante santarrosino Matías Viguet con destino de Primera, ya que pasaba a Boca Juniors. También se sabía que no serían tenidos en cuenta Enzo Suárez, Daniel Hernández, Jesús Collantes y Claudio Clavijo (lesionado). Luego se conocieron los alejamientos del central César González y del volante central Damián Bastianini, pieza clave de la campaña que los llevó a la final, ambos se fueron al equipo de Busciglio.

Así fue que luego de unos días de receso y descanso, el 11 de enero la comisión directiva encabezada por el presidente Alberto Ortíz presentó al plantel y a la prensa al nuevo entrenador, el cordobés Carlos Mazzola. El DT llegaba con buenos pergaminos y hacía pensar en volver a ilusionarse. En su primer día de trabajo contó con 31 jugadores (entre ellos Stefano Ponce, lesionado) entre los del plantel pasado y algunos regresos y a prueba.

Con el correr de los días de entrenamiento el DT fue desafectando jugadores ya fuera del plantel anterior, de los que habían regresado de préstamos o se habían presentado para probarse, otros se fueron por decisión propia al no recibir una confirmación de su incorporación. Así, del once finalista quedaban Bonacci, Sandoval, Cabrera, Martínez (que luego se iría por trabajo), Stipech, Villaseca y Chiocarello.

En tanto que se sumaron jugadores del agrado y conocidos del DT para reemplazar los puestos donde hubo bajas. Llegaron Mariano Aldecoa, Patricio Berardo, Lucas Piedra, Walter Ferrero, Nicolás Fassino, Ignacio Ten López, Joaquín Orozco, Matías Orozco y de los que estuvieron a prueba quedaron Gabriel González, Iván Blanco Leschuk, Agustín Roques, Diego Gómez, Federico Illanes, Carlos Casado y Gonzalo Burgoa.

La dirigencia hizo el esfuerzo y logró arreglar con los jugadores que quería Mazzola. Ahora quedaba todo en manos del DT para armar un equipo que fuera igual de competitivo que fue el anterior. El objetivo era el mismo, pelear y obtener el ascenso. Los primeros duelos oficiales fueron por la Copa Argentina, donde el León pudo repetir el once inicial y ganó el duelo como local.

Aunque pese a esto, el gol de visitante lo dejaba eliminado. Además de mostrar algún roce o mala relación con un jugador en especial (Rodrigo Stipech, a quien puso a los 21’ del ST y lo sacó a los 38’ en la Ida y luego no estuvo ni al banco en la Vuelta). Quedando de lado la Copa, ahora no quedaba otra que enfocarse de lleno en el Torneo Federal B y la aspiración era grande.

La primera jornada tenía fecha libre y podía seguir trabajando una semana más en darle forma al equipo. Pero el debut no fue el esperado y cayó por 2-0 en su visita a Argentino mostrando una pobre imagen. También hay que agregar que a lo largo de todo el semestre, o menos tiempo en realidad, el Chacarero se vio muy afectado por lesiones o molestias y esto obligó a Mazzola a tener que realizar muchas variantes de un juego a otro.

De local parecía hacerse fuerte, aunque venció de manera ajustada a Huracán Las Heras y Jorge Newbery e igualó con Argentino y Estudiantes (RC). Estos dos juegos dejaron mucha bronca y angustia. Pero la gran deuda fue de visitante, donde pese a ser perjudicado por claros fallos arbitrales (como goles no convalidados), no mostró nunca una buena imagen que le permitiera imponerse al rival de turno (perdió tres y empató uno, sólo anotó un gol).

Es así que queda claro que el fracaso futbolístico, porque dirigencial e institucionalmente el club se encuentra bien, radica quizás en el rotundo cambio que sufrió un plantel muy unido y con mucho sacrificio, en el que se dejaron ir jugadores importantes para el equipo o el grupo y se le sumaron jugadores que no terminaron de encajar en la idea del DT, quien insistió en exceso con algunos de ellos. Es por esto que el torneo Federal B 2016 se puede considerar un fracaso para el Atlético San Martín.

No hay comentarios:

Publicar un comentario