viernes, 20 de octubre de 2017

“¿POR QUÉ ME IBA A IR?”

Por Hugo Videla
soydeleste2013@gmail.com

FÚTBOL: LIGA MENDOCINA

Centro Deportivo Rivadavia continúa de festejo tras haber logrado el ascenso a la Primera A de la Liga Mendocina. SOY DEL ESTE charló con Ariel Moyano, un entrenador que fue muy criticado en su momento y que muchos pensaron que daría un paso al costado. La respuesta del DT al respecto.

El domingo 15 de octubre, Rivadavia volvió al lugar donde nunca se tendría que haber ido. Su corta pero rica historia en la Liga Mendocina, lo avala para estar en el máximo escalón. Épocas doradas con Héctor Pitarch, los hermanos Payero, la inolvidable zaga central Giusfredi - Méndez Souza (el papá de Jesús), Ariel Boldrini (Ex Boca Juniors y selección Argentina) y por supuesto, Hugo Pampero Coria, entre otros nombres que se convirtieron en leyendas y que quedaron grabados en la retina de todos los hinchas Naranjas que vivieron esos años.


Mucho más cerca en el tiempo, el título del 2010 de la mano de Gustavo Huevo Castro. Un histórico Torneo Del Interior en el mismo año (hoy Federal “C”) arañando el ascenso al Federal “B” y llenando las gradas del comunal.   

La historia Naranja, como si fuera una película de terror, dio un giro drástico en el 2014. En la primera fecha del TDI, no tuvo los recursos económicos para pagar el operativo policial y fue descalificado y suspendido de los torneos nacionales por tres años. Luego, ya con todos chicos del club (la mayoría no pasaban los 18 años) terminó descendiendo a la Liga Mendocina B, generando un golpe  de knock out no sólo en las instalaciones del Centro Deportivo, sino en la gente que dejó de creer en el fútbol.

Ariel Moyano, un hombre importantísimo en la historia de Rivadavia, decidió seguir en el Naranja a pesar del descenso y continuó apostando a esos pibes, que sufrían domingo a domingo la falta de físico y experiencia, apoyado por una dirigencia que creía en ese proyecto.

Tres años y medio después, la película tuvo un final feliz, incluyendo lágrimas de emoción. Los pibes se hicieron hombres y le devolvieron la alegría al club. SOY DEL ESTE charló, horas después de consumarse el tan ansiado ascenso, con el entrenador con el capitán del barco: “Lo veníamos buscando hace tiempo. Fue una apuesta muy grande de los dirigentes, entender que estos chicos tenían un gran potencial y que algún día iban a crecer y lograr cosas importantes. Si bien aún no termina el certamen, ya haber conseguido el ascenso nos da la tranquilidad de saber que estábamos haciendo las cosas bien”, aclaró el DT.


Muchos pensaron que Moyano renunciaría, debido a los tres años y medio de navegar sin éxito por la segunda división del fútbol local. Sin embargo, aguantó todas las críticas y al respecto confesó: “Una sola vez estuve a punto de irme. En el 2015, perdimos un partido clave con Algarrobal de local y tomé la decisión en caliente de dar un paso al costado. Pero los mismos chicos me pidieron que me quede al igual que los dirigentes. Y entonces pensé: ¿Por qué me voy a ir y dejar que otra persona venga y termine el proyecto que yo inicié? Decidí quedarme y por suerte en este campeonato logramos el objetivo principal”.

De cara a lo que se viene, Ariel no se resigna a cerrar el año con un título. “Me ilusiono sobre todo por el récord que tenemos de la valla menos vencida (3 goles en contra, 8 partidos sin que le conviertan) y que podemos seguir aumentándolo. Ojalá Guaymallén pierda algún punto y nosotros podamos pasarlo”, sentenció.

No hay comentarios:

Publicar un comentario