jueves, 19 de julio de 2018

RIVADAVIENSE MUNDIALISTA

Por Hugo Videla
soydeleste2013@gmail.com
Fotos: Internet

FÚTBOL INTERNACIONAL

El deportólogo Ciro Vargas, nacido en el departamento de Rivadavia, trabaja hace siete años en el seleccionado uruguayo dirigido por Óscar Tabárez, siendo parte de su cuerpo técnico en los últimos dos mundiales. Además, lleva una trayectoria intachable, pasando por Boca, River, Independiente, Velez y Gimnasia de La Plata, entre otros equipos argentinos.

“Con mi socio Enrique Antivero, arrancamos en el 2001 con Osvaldo Piazza en Huracán de Parque Patricios, haciendo mediciones con distintos software y cámaras en aquel momento. Pasé por Independiente de Avellaneda, en Boca con Ischia, en River con Pasarella, Gareca en Velez, en Gimnasia con Troglio, sin olvidarme de mi paso por San Martín de Mendoza, en una época donde no se creía tanto en estas ciencias aplicadas al fútbol”, inició la charla con Vargas en el programa radial Antes de ver el sol, actualmente siendo parte del cuerpo técnico de la selección uruguaya.

Detallando su actividad en un plantel profesional, Ciro dijo: “El futbol es un juego, donde la tecnología puede ayudar a reducir márgenes de error, optimizar rendimientos y otras cuestiones en beneficio de los futbolistas. Lo que hacemos es un seguimiento de jugadores a través de un software, algo similar a lo que hacen hoy en día los GPS. Esto te permite medir la distancia recorrida y la intensidad. Ojo, a veces la televisión muestra la distancia que hizo un jugador en el partido, pero confunde. Nuestro trabajo es más científico. Medimos índices de fatiga, para que el cuerpo técnico tenga información exacta sobre sus jugadores y saber cuándo exigirlos o cuando remplazarlos”.


Viendo todos estos antecedentes de Vargas, cuesta entender por qué está trabajando en  Uruguay y no en la Selección Argentina. Al respecto opinó: “Todos me lo preguntan y hasta el maestro Tabárez.  Yo también me lo pregunto. Me encantaría ser parte de la Selección de mi país, pero los argentinos somos raros en ese sentido. Lo que si debo decir, una vez Sabella me llamó cuando Argentina fue a jugar a Uruguay, fue en la última fecha de las Eliminatorias rumbo a Brasil 2014. Se acercó, hablamos un poco, me venía siguiendo, pero se ve que la decisión no dependía de él, sino de más arriba”.

Y continuó: “Yo creo que en la AFA no hay una cuestión organizada o no creen en esta tecnología. Ojo: con esto no se gana un campeonato ni te garantiza nada. Es sólo una herramienta más de información que tiene el cuerpo técnico y que puede optimizar el rendimiento de los jugadores. Tabárez cree mucho en esto, como así también la Asociación Uruguaya de Fútbol, que está a cargo de Wilmar Valdez, un hombre que quizás no entiende las ciencias aplicadas a este deporte, pero que tiene una apertura mental y que sabe que puede ayudar. Estoy muy a gusto en Uruguay y tengo una gran relación con Valdez”.

Respecto a lo que dejó Rusia 2018 y ante la pregunta si el jugador europeo ha evolucionado más que el sudamericano, Ciro dijo: “Es muy difícil de medirlo. Habría que hacer un análisis muy profundo. Para mí, llegaron los cuatro mejores equipos a las semifinales. También creo que si Brasil le hacía un gol más a Bélgica y tuvo las chances para hacerlo, la historia podría haber cambiado. Nosotros (Uruguay) nos enfrentamos con el campeón y para mí es un justo campeón, fue el mejor de todos. Hay un dato que no es menor: en la copa del mundo son más equipos europeos que sudamericanos, entonces cuando empezás a hilar fino, no sé si las selecciones europeas son superiores o es una cuestión de proporción”.



Por último, opinó sobre el maestro Tabárez y su sabiduría para llevar adelante a un plantel repleto de figuras, como lo son Suárez, Cavani, Godín y Giménez, entre otros. “Es un tipo muy especial. Para mí es un grato placer estar con él. Es de poco hablar pero cuando lo hace, habla con mucha precisión y sabiduría. Cuando estoy con él, intento aprender lo que más puedo. Ha mejorado mucho de su enfermedad y es una persona muy organizada, planificadora, tiene un GPS en la cabeza junto a su preparador físico (José Herrera), que llevan 30 años trabajando juntos.  Da la sensación de que ambos tienen todo milimétricamente planificado, no hay peleas, no hay grietas, todo fluye en los entrenamientos y como decía, es muy gratificante ser parte de este cuerpo técnico”, concluyó.

No hay comentarios:

Publicar un comentario