jueves, 23 de agosto de 2018

DE LA OVALADA A LA NARANJA

Por Hugo Videla
soydeleste2013@gmail.com

BÁSQUET: LIGA ARGENTINA - SUPERLIGA

El rivadaviense Miguel Pellegrini es el nuevo preparador físico de Rivadavia Básquet y hace una semana comenzó la pretemporada de cara a La Liga Argentina. Su nombre está muy emparentado con el rugby, ya que trabajó para la Unión Argentina de Rugby (UAR) y tuvo grandes experiencias, sobre todo en Nueva Zelanda. ¿Cuánto duran los entrenamientos de Pellegrini?

En el  programa radial "Antes de ver el sol", contó todos los detalles de cómo se dio su llegada al Naranja. “Fue un poco extraña, casi cómica. Estaba viviendo en Nueva Zelanda haciendo un curso y trabajando. Se me venció la visa y ya no podía quedarme ahí. Me fui a España, porque tengo a mi hermana viviendo ahí y porque además tengo ciudadanía italiana. Llegué un miércoles y el viernes me llamaron los dirigentes de Rivadavia para ver si me interesaba ser parte de su proyecto. Tenía que decidir si encontraba algún trabajo de lo que sea o me volvía a Argentina a trabajar de lo que me apasiona. Lo pensé medio día (risas) y acá estoy”.

Sobre su relación con Fernando Minelli, entrenador Naranja, Pelligrini dijo: “A Fernando lo conozco desde adolescentes. Siempre estuvimos en contacto e informalmente alguna vez me había dicho que volviera y que fuera parte del equipo. Sin embargo, al tener otros trabajos y al haber vivido en Mendoza y en Buenos Aires mucho tiempo, nunca se me pasó por la cabeza venir. Esta vez el llamado fue formal y se dio todo para que pueda regresar”.

Miguel además, habló de su vasta experiencia en el rugby, que lo llevó a trabajar en Nueva Zelanda, uno de sus sueños. “En la UAR trabajé en el Plan de Alto Rendimiento del Rugby Argentino, en la sede de Mendoza, que nucleaba a todo el oeste nacional. Trabajé desde el 2010 al 2015, luego hubo una reestructuración y la mayoría de los preparadores físicos quedamos fuera del sistema. Seguí mi carrera en el seleccionado provincial de seven y siempre tuve mi sueño de ir a Nueva Zelanda. Logré viajar, hice un curso y trabajé con un seleccionado. Pero por cuestiones legales de dicho país, no pude continuar”.

Una de las cosas que llamó la atención en el “mundo Naranja” fue su impronta de trabajar en un sólo turno, mezclando trabajos físicos en conjunto con gimnasio y sin perder de vista el básquet. Dichos entrenamientos duran entre tres y cuatro horas por día. “La carga horaria no varía mucho en lo que se venía haciendo. Antes se hacían turnos separados por una cuestión de logística. Ahora, al tener a disposición el gimnasio municipal, hacemos un sólo turno largo, el cual está cortado al medio para que los jugadores coman cereales y frutas, eso permite recargar energías”.

Finalmente, ante la pregunta de cómo encarará Rivadavia la doble competencia (Superliga y Liga Argentina), argumentó: “Estamos recién en un período base, que sería el inicio de la pretemporada, pensando en la Liga Argentina que comenzará en octubre. Pero también tenemos que jugar la Superliga que empieza el domingo. Así que tenemos que controlar muy bien las cargas de entrenamiento, principalmente para que nadie se lesione. No hay problema de que se cansen, al contrario, es positivo que se desgasten ahora, pero lo que no hay que permitir son lesiones. Es prácticamente una arquitectura el trabajo que debemos hacer en conjunto con el cuerpo técnico”, sentenció.


CAMPEONES U19: En la noche de ayer, Rivadavia Básquet en su categoría U19, se consagró como el mejor de todos, tras vencer a Atenas Sport Club 76 a 73 en el segundo juego de la serie y barrió la serie final, cortando las redes del estadio Apache. La gran figura de la noche fue Stefano Arancibia con 33 puntos.



No hay comentarios:

Publicar un comentario