sábado, 23 de febrero de 2019

JESÚS MÉNDEZ ANUNCIÓ SU RETIRO

Por Hugo Videla
soydeleste2013@gmail.com
Fotos: Martín Mucarcel e Internet

FÚTBOL PROFESIONAL

Inesperadamente, a sus 34 años de edad, el rivadaviense Jesús David Méndez, ha decidido ponerle punto final a una carrera profesional envidiable. Debutó en River, tuvo dos pasos por Boca, uno por Independiente de Avellaneda, fue ídolo en Rosario Central y hasta fue convocado a la Selección Argentina, entre sus máximos logros. ¿Jugará en la Liga Rivadaviense?

Sin dudas, será recordado como el primer mendocino en vestir las camisetas de River, Boca e Independiente, es decir, tres de los cinco grandes del fútbol argentino. Volante central que alcanzó su máximo rendimiento en 2009 defendiendo la camiseta de Rosario Central, cuando Diego Armando Maradona lo convocó a la Selección y donde Juan Román Riquelme lo consideró en una entrevista como “el mejor jugador del fútbol argentino”. Meses después, llegaría al Xeneize.


En 2015, ya con la casaca del Rojo de Avellaneda, sufrió el golpe más duro: el suicidio de su hermano (Paulo Daniel). De ahí en adelante su vida cambió y en varias ocasiones pensó en dejar el fútbol, siendo muy recordado su primer gol después de ese fatídico día. Fue nada menos que ante Racing, un tiro libre ejecutado a la perfección para poner el 2-0 parcial y romper en llanto, ante el abrazo de todos sus compañeros.

Su último club, Vélez, le dio la posibilidad de volver al país tras un paso importante por el Toluca de México, sin embargo Gabriel Heinze lo utilizó muy poco en esos primeros seis meses (6 partidos, 1 como titular) y prácticamente nada en el segundo semestre (sólo 14 minutos ante Boca en La Bombonera). Fue por esto, que tras no ser tenido en cuenta por el Gringo y tras desvincularse del Fortín, Méndez tomó la decisión de retirarse definitivamente del fútbol profesional.     


-¿Por qué tomaste esta decisión?
-Es algo que lo había pensado mucho antes, cuando sucedió lo de mi hermano. Seguí adelante, puse mucha garra, pero llegó esta última etapa donde he decidido dejar el fútbol y priorizar otras cosas como la familia. El fútbol es muy lindo, pero en este momento deseo disfrutar más de lo familiar que del deporte.

-¿Es una decisión indeclinable o si apareciera una oferta en el próximo mercado, repensarías tu futuro?
-No, siempre que tomo decisiones las tomo con el corazón. Cada paso que de mí en mi carrera lo hice pensando en estar bien y en ser feliz. Nunca el dinero fue una prioridad en mi vida, con el tiempo aprendí que hay cosas más importantes como los padres, los hermanos, mi hija. Ser feliz en un lugar, eso es importante.

-Tenés 34 años y no se te recuerdan lesiones graves, por ende tu físico te permitiría jugar algunos años más…
-Sí, gracias a Dios mi físico me ha permitido estar bien y siempre me ha gustado entrenar. Creo que podría haber jugado hasta los 38. Pero en esta última etapa me costaba levantarme a las mañanas, iba fastidioso a los entrenamientos, no era feliz. Algo pasaba. Todos los días pensaba en lo que sentía y terminé tomando esta decisión de la cual no me arrepiento y me siento muy bien ahora, empezando de cero. 


-¿Cómo fue tu último año en Vélez?
-Estoy agradecido a la gente de Vélez. A su manager Pablo Cavallero que lo conozco y él hizo mucho para que yo siguiera jugando. Tengo grandes recuerdos de mis compañeros. Pase momentos lindos y otros feos. Fueron más los feos, porque uno cuando es jugador quiere jugar, más en mi cabeza que ya estaba la idea de finalizar mi carrera, quería terminar jugando.  El fútbol es dinámico, todo pasa rápido. No compartí muchas cosas con el entrenador (Heinze) pero lo respeto, no voy a hablar de más porque no está bien, más cuando ya me he ido.

-¿Tuvieron alguna discusión dentro del vestuario? ¿Alguna vieja pelea en un Central vs Newell´s cuando ambos se enfrentaron?
 -No, las cosas que pasan en una cancha quedan ahí. Es más, él me recordó una discusión en el clásico del 2014 que ni me acordaba (ganó Central 1-0 como visitante). Después la relación fue la justa y necesaria.

-Hablando de clásicos, estamos a horas de un nuevo Independiente – Racing, donde los hinchas del Rojo recuerdan mucho un gol tuyo de tiro libre, que además tuvo un festejo lleno de emoción…
-Fue un partido muy lindo. Independiente es un club que quiero mucho y que me brindó un cariño inmenso en el peor momento de mi vida. Esa semana venía soñando todos los días con mi hermano. Le pedía que me ayudara a hacer un gol como los que marcaba él, porque el “Chino” era delantero bárbaro y yo no tenía tantos goles. Ese día le ganamos muy bien a Racing (3-0) y ese recuerdo es tan lindo para los hinchas como para mí.

-¿Cómo era el “Chino”? Algunos en Rivadavia aseguran que tenía más condiciones que vos…
-Sí, coincido y no me molesta para nada que me lo digan porque era así. Distintas características, obvio, pero era un gran delantero. Con mi hermano éramos muy amigos, nunca hubo competencia ni celos. El otro día hablando con mi mamá lo decíamos: qué carrera hubiera hecho mi hermano si se hubiera dedicado al fútbol. Él tenía todas las cualidades. Pero creo que va en la personalidad de cada uno, de tener un objetivo claro. El fútbol no es fácil, se necesita de mucho sacrificio. Respecto a cómo era él como persona, era un chico muy humilde, sencillo, conocí pocas personas tan buenas y amables como él. Yo no estoy enojado ni con él, ni con Dios, ni con nadie por lo que pasó. No me hago preguntas, solo espero que donde esté, haya encontrado la paz que no tuvo en este mundo.


-Volviendo a los clásicos: Jugaste el de Rosario, el de Avellaneda y el Superclásico del fútbol argentino. ¿Cuál es el más lindo para jugar?
-No es por quedar bien con todos pero son muy lindos los tres. Tanto en un Central – Newell´s, un Boca – River o un Independiente – Racing, las canchas explotan, es una locura lo que se vive. Hoy entro a mi casa y veo mis cuadros y todavía no me doy cuenta en dónde jugué. Lo veo como algo pasado, quizás más adelante tome conciencia de todo lo que conseguí y lo que me costó llegar.  Muchos piensan que porque jugué al fútbol de manera profesional soy millonario y no es así. Mi papá sigue trabajando y ahora que me retiré yo también tendré que hacerlo. Sólo ayudé a mi familia a tener un bienestar mayor del que teníamos, aunque nunca nos faltó nada.

-¿Cuál es el primer recuerdo que se te viene a la mente de River y de Boca?
-A River lo quiero mucho. Fue el club que me abrió las puertas, el que me hizo crecer como futbolista y como persona. Mis recuerdos son más que nada de pensión en River, viví mi adolescencia ahí con cientos de chicos y recuerdo mi primer partido en primera. Y respecto a Boca, bueno, yo soy hincha del club. Cuando fui a probarme me probé en los dos equipos y quedé en ambos, pero luego mi papá me llevó a River. Tengo fotos de chico en La Bombonera y no puedo creer que luego pude jugar ahí y compartir vestuario con jugadores como Riquelme, para mí el mejor que ví. Como Román no hay ninguno.

-El 24 de septiembre de 2009 Riquelme en una entrevista dijo que “Jesús Méndez es el mejor jugador del fútbol argentino” y unos meses después se dio tu llegada a Boca. ¿Qué sentiste en ese momento?
-Apenas terminó esa entrevista me empezó a explotar el teléfono con llamadas. No lo podía creer. Ese fue mi mejor torneo como jugador en Rosario Central y por suerte luego se dio mi traspaso a Boca.  Todo me costó siempre como decía, porque nunca tuve representante.


-¿Cuánto había de cierto entre la pelea interna en el vestuario entre Palermo y Riquelme y cuánto se exageraba en los medios?
-Se exageró muchísimo. En el día a día nunca noté nada. Sí como en todo equipo hay distintos grupos y más afinidad con unos que con otros. Jamás vi nada raro entre ellos y si lo hubiera visto, tampoco lo contaría porque es algo del vestuario.

-¿Qué significó para vos ser parte del seleccionado argentino y más que nada ser dirigido por Diego Armando Maradona?
-Otra de las cosas increíbles que me pasaron. Fue el mismo semestre en donde Riquelme habló de mí en la entrevista y yo estaba jugando muy bien en Central. Tengo una anécdota muy graciosa y es que compartí vuelo al lado de él y de su guardaespaldas, ya que los asientos se enumeraban por alfabeto. Pero no me pude sacar ninguna foto con él, primero porque me daba vergüenza pedirle y en la llegada a Ezeiza me quedé hasta el último pero ya se había ido. Fue una experiencia hermosa, pude jugar en los dos amistosos en los que fui convocado.

-Si tuvieras que elegir a los tres mejores entrenadores de tu carrera, ¿a quiénes ponés en el podio?
-Primero que nada les agradezco a todos, porque de todos aprendí. El mejor que tuve fue Jorge Almirón, y luego de él me quedo con Carlos Bianchi y con Miguel Ángel Russo. Después tuve grandes entrenadores como Passarella, Merlo, Astrada. A Astrada le tengo un cariño muy especial porque él fue quien me hizo debutar en primera.

 -En más de una ocasión se habló de un posible traspaso a Godoy Cruz. ¿Existió la posibilidad de jugar en Mendoza? ¿Qué pasaría si te llama un club mendocino en el próximo mercado?
-Sí. Estuve varias veces cerca de venir a Godoy Cruz, en la última finalmente fui a Independiente y en las anteriores opté por volver a Central. Respecto a un posible llamado, mi decisión ya está tomada. Hoy te digo que no tengo ganas de volver a jugar, quien te dice dentro de un año que me den ganas de volver. Pero ya tengo 34 años, va a ser muy difícil, hoy el fútbol se ha vuelto un negocio, donde los jugadores jóvenes tienen seis meses de buen rendimiento y son vendidos. También aprovecho para agradecer a la gente de Gimnasia de Mendoza que me llamó, club donde jugó mi hermano, pero les conté que no tenía pensado jugar por el momento. 

-Por último, ¿es cierto que te ofrecieron jugar en la Liga Rivadaviense para Mundo Nuevo?
-Sí, apenas llegué me invitaron a jugar. El torneo comienza en dos meses por lo que me dijeron. Es el barrio que quiero, el barrio que amo, donde tengo mis mejores recuerdos. Les di mi palabra de que cuando esté bien y con ganas voy a darles una mano los fines de semana.

MIRÁ LA NOTA COMPLETA EN SOY DEL ESTE TV

FICHA DEL JUGADOR:


NOMBRE COMPLETO: Jesús David Méndez Souza

EDAD: 34 años (1 de agosto de 1984)

NACIMIENTO: Chapanay (San Martín)

TRAYECTORIA:
River Plate; Olimpo de Bahía Blanca; St. Gallen (Suiza); Rosario Central; Boca Juniors; Independiente de Avellaneda, Toluca (México) y Vélez Sarsfield.

2 comentarios:

  1. En Velez jugó poco, pero las veces que jugó, no se lo veía con ganas. Soy de Velez y lo sigo, y Mendez nunca puso lo suyo para convencer al técnico. En Velez hay muchos pibes con hambre de gloria y Mendez ya estaba de vuelta. De todas maneras, le agradezco que un jugador de su talla haya vestido nuestra hermosa camiseta. Que tenga una buena vida, se vé que es un buen tipo.

    ResponderEliminar
  2. Muy buena nota Hugo.esté pibes si que tiene buenos valores y totalmente respetuoso yo lo sigo en todas sus notas y la que salió en un programa de tele con su padre

    ResponderEliminar