lunes, 27 de mayo de 2019

LEVANTATE Y DA PELEA, CHACA

Por Jorge Ruiz
soydeleste2013@gmail.com
Foto: Gentileza

OPINIÓN/FÚTBOL: TORNEO REGIONAL FEDERAL AMATEUR / LIGA MENDOCINA

¿Cómo se sigue después del durísimo golpe asestado por la corrupción y la oscuridad del fútbol al Atlético San Martín este domingo en San Juan? ¿Cómo puede un jugador continuar con normalidad, una dirigencia, una institución, sabiendo que todo perderá sentido fuera de la cancha? ¿Cómo sacarse toda la mierda? ¿Cómo recuperar las ganas para poder avanzar?

El Chacarero es uno de los grandes de Cuyo, su historia lo marca así. Su pasado fue enorme, luego todo cambió en su realidad deportiva e institucional. Algunos errores, por los que terminó pagando muy caro, lo depositaron en el limbo del fútbol argentino, ese donde los clubes están entre los vivos (profesionales de Federal A para arriba) y los muertos (actual Regional Amateur para abajo -ligas provinciales/departamentales-).

Al elenco albirrojo le costó muchísimo poder remontar aquello y no siempre fue protagonista, tuvo varios certámenes donde sucedió todo lo contrario, le fue muy mal. Pero sí sobresalió en 2015, donde el destino decía que DEPRO había sido superior y se quedó con el ascenso. Dicho cruce no estuvo viciado en ningún momento (ni la ida ni la vuelta) por sospechas en el arbitraje. Todo se definió en el campo de juego.

Tras un pésimo 2016 con un cuerpo técnico encabezado por Carlos Mazzola que falló categóricamente, en 2017 (en el último Federal B) el León hizo una campaña regular y quedó en la puerta de la clasificación a la Etapa Final (playoffs). Igualmente, ese año, todo estaba digitado para que llegasen a la definición tanto Camioneros (de Hugo y Pablo Moyano), que finalmente ascendió, como Peñarol (por Claudio Tapia). Ah sí, también estuvo Independiente de Chivilcoy (relacionado con el ex árbitro Gustavo Bassi, quien está a cargo del tema arbitral en el interior).

Ese año terminó ascendiendo Camioneros, pero Peñarol quedó expectante. En 2018 no hubo Federal B ni ningún otro torneo que lo reemplazase. El Consejo Federal dejaba en la nada misma a más de un centenar de clubes, quizás porque no veían un rédito económico para ellos. Finalmente en 2019 nació el Torneo Regional Federal Amateur, un mamarracho hecho torneo donde reunieron equipos descendidos de Federal A, equipos que se habían mantenido en Federal B y ascendidos y finalistas de Federal C.

Un multitudinario certamen que premiaba con una inmensa cantidad de ascensos: cuatro. Sí, gente, es ironía. Solo cuatro ascensos en un torneo donde compiten más de 200 equipos. Parece chiste pero es la realidad, la penosa realidad para el fútbol de ascenso del interior. Y podrían mencionarse otras cosas que parecen ser chistes pero son reales, aunque no terminaríamos jamás de enumerarlas.

Atlético San Martín, como lo manda su historia, se armó y trabajó para ascender. Y ciertamente lo dejó en claro con un desempeño muy bueno y positivo, salvo algún que otro altibajo en su nivel en la Primera Fase. Tres triunfos y tres empates en la Etapa Clasificatoria y luego, en la Etapa Final, siendo contundente de local y obteniendo resultados positivos fuera de casa  le permitieron acceder hasta la Final de la Región Cuyo en forma invicta y con 23 goles a favor y solo 7 en contra.

La confianza estaba depositada y la tranquilidad reinaba sobre el plantel que conducía Lucio Ramos, porque por lo que se había visto en los playoffs, no sería nada fácil impedir al León que rugiera bien en grande como alguna vez lo hizo. Pero enfrente el destino le ponía un rival como Sportivo Peñarol de San Juan, del que ya en la previa a la ida de la final, en los comienzos y la continuidad del actual torneo y hasta en 2017 (perdió la final previamente mencionada con Camioneros) se lo tuvo en la mira y se lo candidateaba como un ascenso seguro, porque todo estaba orquestado y digitado desde los escritorios de AFA y el Consejo Federal.

Los dirigentes del Albirrojo intentaron que estos rumores y sospechas no se hicieran realidad buscando el apoyo de Liga Mendocina y la honorabilidad del Consejo Federal, honorabilidad que ahí dentro no existe, para que todo lo que se definiera sucediera dentro del campo de juego pero sin trampas ni acomodos. En la ida se designó a Gastón Monzón Brizuela, quien se encargó de permitir que el arquero Carlos Biasotti hiciera tiempo a su antojo (le mostró amarilla por esto pero es sabido que nunca hay una segunda por hacer tiempo) y cuando el elenco sanmartiniano se puso en ventaja, el juez comenzó a cortar el juego e impedir el avance del mismo, cuando buscaba ampliar la diferencia (pese a esto tuvo algunas que no pudo aprovechar).

Era pequeña la diferencia, pero era una victoria. Sin embargo, todo se fue al carajo. Sí, al re contra carajo, cuando los jugadores chacareros hicieron saber que Biasotti se encargó de ¿avisarles? que todo estaba arreglado y que en San Juan los acostaban. Algunos dudaban, otros decían que en el Este abrían el paraguas, mucho se habló y llegó a medios nacionales. No era normal. El arquero, que se encargó de incentivar la violencia cuando se retiraban del campo de juego, como era de esperarse desmintió los dichos y negó todo.

Pero el día miércoles se conoció la designación de la terna arbitral y vaya sorpresa, unos catamarqueños que ya se habían encargado de favorecer al Bohemio en otros encuentros (uno de estos ante Huracán de San Rafael en 2017). Además dos de los tres colegiados, Juan Carlos Bazán -árbitro principal- y  Raúl Héctor López -primer asistente-, excedidos notoriamente de peso. Como si las pruebas físicas del Consejo Federal hacia los árbitros no fueran exigentes ni las más rigurosas. O simplemente los aprobaran para situaciones como estas.

La molestia duró unos días. Todos los que viajaban a San Juan (plantel, cuerpo técnico, dirigentes, hinchas y periodistas) tenían en claro que la ilusión de todo un pueblo era enorme, pero que la suciedad del fútbol podía palparse y se sentía de cerca, muy cerca. Y todo esto pasó de dudas y sospechas a alevosa realidad, porque Bazán y compañía se encargaron de gestar la gran estafa y llevar a cabo los dichos de Biasotti (ver aparte) para sentenciar la ilusión y el objetivo de una institución y sus miles de hinchas.

El fútbol murió un poquito más este domingo, y no solo por lo sucedido en este duelo, alcanza con ver las otras definiciones o también el Federal A. Ciertamente un golpe del que hasta al más fuerte, valiente o atrevido le costaría levantarse. Perece imposible sacar ganas para remontar el ánimo ante la desnaturalización de un deporte, porque en Chimbas jamás hubo partido, Peñarol superó a San Martín porque a San Martín le impidieron jugar y a Peñarol le permitieron hacer lo que quisiera.

Pero es ahora cuando debe aparecer el apoyo absoluto de todo el pueblo y la zona hacia su club, hacia una parte de su vida, hacia su amor para algunos. Dejar atrás todo lo que alguna vez los alejó. Atlético Club San Martín es grande, y quizás en estos momentos a algunos o muchos se les pase por la cabeza no ser más parte de Liga Mendocina o no jugar más torneos de AFA y se entiende porque la bronca es enorme. Y si así lo decidieran, debería apoyarse dicha decisión. Porque hoy más que nunca todos deben unirse y tirar para el mismo lado para sostener a un León que muchos quieren derribar y ver muerto, porque le temen.

Es ahora el momento de mantenerse firmes, con la cabeza bien en alto sin quitarle el amor y el apoyo al Chacarero. Marcelo Bielsa, cuando dirigía a Olympique Marsella y tras una derrota ajustada ante el poderoso Paris Saint Germain, le dijo a sus jugadores: "Es difícil aceptar la injusticia, muchachos. Pero escúchenme lo que les voy a decir. Si ustedes juegan así como jugaron hoy, de aquí al final del campeonato, van a tener el premio que merecen. Yo ahora sé que nada los serena, porque se mataron por el partido. Lo merecieron y no lo consiguieron. Acepten la injusticia que todo se equilibra al final".

Ahora dependerá de San Martín y todos sus hinchas poder aceptar la injusticia con la esperanza que en algún momento se equilibre la historia y pueda volver a donde supo estar y destacarse. Claro que no será nada sencillo poder aceptar lo que pasó este domingo, porque en el fútbol se han visto arbitrajes localistas o canchas inclinadas y fallos dudosos pero nunca algo tan perjudicial, y a la vista de todos, como muestran las imágenes. Solo quedará la posibilidad de transformar la ira en fortaleza para tratar de encontrar el mejor rumbo para el resurgimiento de este gigante.

3 comentarios:

  1. Estoy de acuerdo, sin embargo yo me pregunto (y pregunto):
    1) De los ascensos todos los clubes saben (y aceptan) el reglamento y formato del torneo antes de iniciarlo. Aunque haya quinientos equipos.
    2) Esta visto, que la historia y los antecedentes no ganan torneos ni se salvan de los descensos.
    3) La Liga Mendocina no apoya a ningún club en torneos federales.
    4) Los casos de corrupción que en la evidencia mediática están -supuestamente- comprobado, YA QUE TODO ES SUBJETIVO desde uno u otro lado, (Quizás los de Peñarol de SJ, Pacífico, etc. opinen diferente)no hay pruebas fehacientes que puedan presentarse en los órganos punitivos, SÓLO LA EVIDENCIA -QUE NO ES TAL- DEPORTIVA O las circunstancias de un partido, etc. y no rechazo la intencionalidad del/los árbitros y dirigentes, pero es absolutamente incomprobable, como lo son cientos de partidos en todo el país (Por ej: Un penal que cobraron a Boca en la final con Rosario ¿fue un error arbitral o una premeditación? ¿quien lo sabe?)
    5) La aptitud de los jugadores de San Martín estuvo bien, NOO! pero es una reacción humana ante la impotencia, las -supuestas- agresiones al árbitro son absolutamente fuera de contexto deportivo y deben ser sancionados como tal.
    6)Y como debería haber una crítica a la situación me pregunto:
    CUANTO TIENEN QUE VER LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN LOCALES -salvo excepciones- EN LA GENERACIÓN DE UN AMBIENTE DUDOSO CUANDO EL PARTIDO NO SE HABIA JUGADO Y CUANTO INFLUYÓ EN EL ESTADO DE ÁNIMO DE LOS JUGADORES, QUE ANTE CUALQUIER FALLO CONTRARIO, REACCIONARÍAN CONTRARIAMENTE

    ResponderEliminar
  2. Los dirigentes no pueden llevarse por rumores o comentarios, deben comprobar con las pruebas correspondientes, es muy mediocre valerse por ello para presentar un reclamo

    ResponderEliminar