DIEGO LIZARRAGA, EL RADIOAFICIONADO RIVADAVIENSE QUE TRANSMITIÓ DESDE EL ACONCAGUA



Fotos: Gentileza 

POLIDEPORTIVO

El 10 de Enero del 2022 quedará para siempre como una jornada inolvidable para Diego Lizarraga, día en que después de mucha preparación, pudo cumplir ese sueño que venía planeando desde hacía un tiempo.
 
Diego, además de ser profesor de Educación Física, es un radioaficionado del departamento de Rivadavia que practica andinismo. En el comienzo del 2022 pudo combinar sus dos pasiones al lograr realizar una transmisión desde la cima del Aconcagua a más de 6.960 metros. La última transmisión desde ese lugar fue hace 69 años.


Nunca pensó que de la mano del montañismo llegaría a ser radioaficionado: “Hice el curso  porque me llamaba la atención que un amigo montañista  hablaba desde la radio a las repetidoras, incluida la que está ubicada acá en Rivadavia, el Radio Club 18 de abril, ahí se me despertó una curiosidad muy grande por esto que puede ser un medio de comunicación en la zona agreste. Así fue que realicé el curso de radio en la ciudad de Mendoza, en un radio club y así obtuve la licencia” comentó.


La última transmisión de las mismas características y en el mismo lugar se realizó en el año 1953. Él nunca pensó que la suya iba a tener tanta repercusión: “Jamás imaginé que iba a tomar estas dimensiones, la verdad que yo lo hice por un desafío personal que me lo planteé y quería lograr. Desde hace muchos años nadie más lo había intentado, así que por ese el lado yo me siento muy contento, más teniendo en cuenta que la gente que lo intentó en esos años lo hizo con otro equipo de radio, con otras antenas, con todo diferente, con otra vestimenta y bueno, me reflejé mucho en aquel tiempo y dije ´si ellos lo pudieron hacer porque uno no´”, enfatizó.


La actividad que realiza se llama SOTA – Summits on the Air (Cumbres en el aire), en el cual hay dos tipos de participantes: los ACTIVADORES que son los radioaficionados que suben a los picos de los montes y transmiten desde allí. Deben subir todo el material que vayan a utilizar (antenas, mástiles, emisoras, baterías, etc.). Se puede activar una cumbre en cualquier banda de radioaficionado, y sólo deben cumplirse dos reglas fundamentales: el acceso final a la cumbre debe ser a pie (o bicicleta, etc. que no sea autopropulsado) y no pueden utilizarse ni elementos que ya estén en la cumbre, ni generadores de combustible fósil como tampoco vehículos como soporte, refugio, suministro de energía, etc. en las “activaciones”. 

La otra parte participante son los CAZADORES, radioaficionados que desde sus casas, o en móvil o portable, contactan con los activadores durante su estancia en la cumbre. Cualquier radioaficionado con licencia puede participar.
 

“Este es un programa que viene de Inglaterra y está en todo el mundo donde consiste en subir diferentes cumbres que están catalogadas como referencias y desde esa cumbre llevar equipos de radio transmitir y desde esa transmisión hacer contacto con otras  naciones que están abajo en el llano o en diferentes puntos del mundo. Para SOTA el Aconcagua es la cumbre más alta del mundo, Los Himalayas no entran por un conflicto entre China e India” explicó Diego sobre este programa para radioaficionados.


Para hacer esta cumbre pasó por mucho entrenamiento no sólo en lo físico, sino que también a nivel radio. Para transmitir debió llevar a la cumbre un mástil de 5,50 metros con más de 10 metros de cable con una antena de polo invertido: “Entrenando, entrenando fui subiendo cerros y poco a poco me sentí más confiado para lograr el objetivo y así fue como pude hacer cumbre para comunicar desde ahí. Quiero aclarar que esto fue una transmisión radial a nivel radioaficionado porque por ahí confunden los hechos y dicen que yo transmití un programa de radio, no tiene nada que ver”, aclaró.

La emoción de Diego Lizarraga al lograr comunicarse desde la cima

El objetivo lo alcanzó y con creces, pudo comunicarse con muchas estaciones de Argentina, Chile, Uruguay y en tres modos diferentes: HF, VHF y UHF.  Logró realizar, una transmisión que tuvo una duración aproximada de una hora en un clima con condiciones perfectas que no siempre le regala la naturaleza a los que hacen cumbre en el Aconcagua: “Los objetivos los cumplí y esta actividad va a seguir siendo siempre en mí algo que voy a realizar mientras pueda, mientras tenga salud porque es una actividad sana donde mezcla el deporte y los hobbies, radio, ciencia algo en donde uno cargue la mochilita se pone a caminar y a transmitir”, concluyo emocionado.









Comentarios