FLORENCIA VILLARREAL CUMPLIRÁ EL SUEÑO DE SER PROFESIONAL

Fotos y Video: Gentileza

BOXEO

Lo esperó y en el momento menos pensado se le dio. La juninense Florencia Villarreal tendrá la oportunidad de hacer su debut como profesional representando al Gimnasio Nicolino Locche de Palmira. Su rival será la cordobesa Tatiana Pacheco.

La velada está prevista para el sábado 17 de abril en Rivadavia, aunque podría cambiar de escenario o de día, debido a las restricciones que comunicó el municipio y que se empezarán a cumplir a partir de este lunes 5 de abril. La cartelera tiene como atracción principal al ascendente púgil juninense Maximiliano “el Profe” Segura (10-1-0, 8KO). La organización del evento estará a cargo de Arano Box, será transmitido por Directv Sports y no habrá público presente.

Las chances del debut estaban latentes desde fines de 2019, pero se fue postergando por diferentes motivos, aunque el principal fue la pandemia. En charla con SOY DEL ESTE, Florencia nos contó todo lo que se viene, como así también sus inicios, objetivos y sueños.


-¿Cómo llegaste al boxeo?

-Se dio de casualidad porque yo practicaba básquet, que era lo que me gustaba. Por cuestiones familiares nos tuvimos que cambiar de casa y ya no podía asistir al poli de Junín. Como mis padres veían que era una niña muy hiperactiva, decidieron que practicara nuevamente básquet y me llevaron al Torito Rodríguez. Ese día, como no podía asistir el profe, se habían suspendido las actividades de ese deporte, cuando nos estamos yendo mí papá me preguntó: ¿y si te quedás en boxeo? Justo estaban ahí entrenando con el profesor Pato Pringles o Martínez como algunos lo conocen, primero le dije que no, pero me señaló a un costado y me dijo "mirá está la Yésica Marcos", creo que esa fue la motivación para quedarme.

-¿Cómo fue ese primer día?

-Me encantó, mis compañeros fueron muy buenos, me gustó mucho lo que hice en la parte física hasta le pegué a la bolsa que para mí fue super copado eso y desde ese día no falté a un entrenamiento, iba todos los días. Si falté alguna vez fue por un caso muy particular, el entrenamiento de boxeo para mí es lo primero.


-¿Y cómo se dio la primera pelea?

-Al año de entrenar me preguntaron si quería boxear, obviamente les dije que si. Cuando se lo comuniqué a mí familia mí papá no lo podía creer, mí mamá, aunque le guste lo que hago es como que tenía más miedo. Desde ahí empecé, tuve peleas donde gané, perdí o empaté. He tenido todas las experiencias.

-Después irías al gimnasio en Junín. ¿Por qué ese cambio?

-Y se dio porque nuevamente nos cambiamos de casa, eso conllevó a que me tuviera que cambiar de gimnasio. Estaba triste porque dejaba a mis compañeros de siempre, con ellos había estado desde los 11 hasta los 14 años. Me averigüé en el poli de Junín, me gustó el ambiente y ahí estuve varios años hasta los 17, con Pio Britos con el que adquirí mucha experiencia. Era un sabio del boxeo, fue él quien marcó una parte de mí vida y lo voy a llevar siempre en mí corazón. Al fallecer Pio, tomé la decisión de cambiarme de gimnasio.


 -Y el gimnasio de Palmira, ¿En qué momento llegó?

.Como no encontraba uno en donde me sentía cómoda, dejé un tiempo el boxeo hasta que un día tomé la decisión de irme a Palmira, ahí estaban a cargo el profesor Hugo Videla y Claudio Calderón quienes hoy son como mí familia. Si bien me quedaba lejos y era complicado ir entrenar, no me importaba. Me las arreglaba en micro o en moto, me llevaban, hacía lo imposible para llegar hasta allá. Con ellos quisimos debutar antes de la pandemia y no pudimos. Estuvimos a unos días de hacerlo. Estábamos super preparados, habíamos hecho un sacrificio enorme.


-Hablando de la pandemia, ¿Cómo pasaste el encierro?

-Me hizo muy mal psicológicamente, al punto de dejar de entrenar. Durante esa cuarentena Claudio Calderón decidió viajar a Estados Unidos y Videla no podía entrenarnos como antes, ya que era una persona de riesgo. Sentía como que mi equipo se venía a pique, fue muy fuerte para mí. Seguí entrenando en casa bajo las órdenes de mí preparadora física Micaela Ayale, comenzaba a las 6 de la mañana y continuaba a la tarde con doble turno, pero me bajoneé nuevamente, no tenía gimnasio estable, iba de un lado a otro, recurrí a un gimnasio de Rivadavia, pero dejé nuevamente hasta que abandoné después de más de 10 años de practicarlo.

-Entonces tuviste tiempo de dedicarte a otras cosas...

Si, estoy estudiando profesorado de Educación Inicial, estoy a ocho materias de recibirme. Mis padres me han inculcado que el estudio va primero, aunque para mí el boxeo está antes que todo. Pero para no defraudarlos, llevo las dos cosas a la par. Me enfoqué en eso y espero este año recibirme.

-¿Y cómo se dio la vuelta?

-Más allá de seguir entrenando en casa, me sentía frustrada por no poder seguir. Hasta que me decidí nuevamente y empecé en el gimnasio Nicolino Locche. Al principio solo era para bajar el peso que había subido durante la cuarentena y poco a poco me fui entusiasmando nuevamente en volver a boxear. En mí familia no sabían que estaba entrenando, les decía que iba a levantar pesas y no se enteraron hasta que les avisé cuando la pelea ya estaba confirmada. 

Nos llamaron para esta pelea, es una chica de Córdoba, peleo en la categoría 50k vamos a 4 round. Me motivé bastante cuando supe la noticia. 


-En las redes sociales pudimos ver como le dabas la noticia a tu familia. ¿Cómo fue ese momento?

-Y el tema era cómo se lo decía a mí papá, ya que como conté, ellos no sabían que estaba entrenando nuevamente. Le dije vení a casa, porque mis padres están separados, yo vivo con mí mamá. Le hice un juego de pistas para que se enterara, el creía que le iba a decir que estaba embarazada. Se emocionó mucho cuando se enteró.


-Y con respecto a la pelea, ¿Cómo va la preparación?

Estamos trabajando con mí profesor Diego Ponce, corrigiendo algunas cosas para llegar bien al 17. Vamos con un plan de pelea, si bien no sé mucho de mí rival, sabemos que es una chica de brazos largos, que es un poco más alta que yo, que es fuerte y tiene experiencia. Estoy con una dieta estricta. Me encuentro tranquila porque ya estoy en el peso esperando la gran noche de mí debut.

-Me imagino que en este momento tenés a muchas personas a las que agradecerle...

Sí, por supuesto son muchas, pero entre tantas a Diego Ponce, a mis ex entrenadores, a mí papá que ha sido el motor de todo, el que me llevó a todo esto que he vivido, a toda mí familia que es el pilar fundamental de un boxeador, ya que ellos están en todos los momentos. A los amigos y no me quiero olvidar de las chicas de la facultad que me ayudan muchísimo en los momentos que tengo que estar entrenando y hay llamadas virtuales, ellas son las que después me cuentan todo lo que se dio en las clases.


-¿Cuáles son tus objetivos, tus sueños?

-Mí objetivo deportivo es llegar a tener una buena carrera como boxeadora profesional, llegar a pelear por un título como así también, enfrentarme con una boxeadora ya campeona que tenga bastante experiencia.

Mí sueño es vivir en Estados Unidos, siempre que me he propuesto algo lo he logrado, sé que lo voy a lograr y también hacer carrera allá. Otro de mis objetivos es poder devolverle todo lo que se merecen mis papás, por el sacrificio que han hecho durante estos 21 años que tengo, nunca me faltó nada, si hablo del boxeo siempre tuve mis vendas, guantes y zapatillas, como así también lo de la escuela, siempre han estado para mí, nunca me han hecho faltar nada. Principalmente porque nunca me han hecho faltar amor, respeto y humildad, me inculcaron todos los valores y estoy súper agradecida, no me va alcanzar la vida para devolverle todo lo que me han dado.



TE PUEDE INTERESAR:


Comentarios