JORGE JULIO, EN PALMIRA… PARA SIEMPRE

Por Soy del Este

FÚTBOL

A partir de este domingo, Jorge Turco Julio estará para siempre en la cancha a la que, por aquellas cosas que tienen los destinos, llegó por primera vez allá por fines de los sesenta. Sus cenizas fueron esparcidas este día por su hija, Mariela, familiares, amigos y dirigentes del Club Atlético Palmira, en la cancha del estadio José G. Castro cumpliendo su última voluntad, junto al pueblo que lo ovacionó.

De la ceremonia, participaron además de su hija y familiares, el presidente del Club Ricardo Cartellone, junto a los ex presidentes como Raúl Moyano, Sergio Melero y Tomás Loro Ortiz, (también ex jugador del Turco y DT), Daniel Arias, Roberto Loyola, entre los muchos que se acercaron a esta ceremonia, de la que también participó el dirigente Montenegro del Club Deportivo y Social Guaymallén donde Jorge Julio también hizo historia.


Ricardo Cartellone, dijo “Jorge está siempre en nuestros recuerdos, será muy difícil que lo olvidemos, será muy difícil que el pueblo lo olvide, siempre en la tribuna, aconsejando a cada uno de nosotros, fue un grande y es un honor que su última voluntad sea descansar para siempre en nuestra cancha”.

Tomás Ortiz, visiblemente emocionado, quien con Jorge Julio compartió momentos mucho más allá de la cancha, tejiendo una amistad sin límites, expresó que “fue como un padre futbolístico para mí, y la vida privada siempre me aconsejó, un tipo de otro planeta, quizás donde este ahora, seguirá acompañando a Palmira, Jorge fue un fenómeno”.


Su hija, Mariela Julio, dijo “Siempre me dijo que cuando el muriera quería que lo cremaran y sus cenizas ser esparcidas en la cancha de Palmira, Gracias a todos por poderle cumplir su sueño”.

Daniel Arias, quien fue arquero en sus equipos, ayudante de campo; comentó que “nos aconsejó, nos acompaño y siempre defendió sus ideas, era un gran director técnico y una gran persona, y seguramente estará iluminando a este Club desde donde esté”.


Roberto Loyola, gran jugador de los 60, tuvo unas sentidas palabras para con el Turco: “Lo conocí cuando yo estaba dejando de jugar, pero tuve la oportunidad de estrechar una gran amistad, fue un gran tipo, y lamentablemente por esta situación que estamos viviendo no lo hemos podido despedir como se merecía”.

Tras esas palabras, y luego de una pequeña reseña sobre su trayectoria como Director Técnico, se procedió a esparcir sus cenizas por todo el campo de juego, especialmente cerca de los bancos de suplentes, donde el turco volvía cada vez que Palmira lo requería.


A partir de hoy, Jorge Julio, estará para siempre, donde el quiso estar, la cancha del Club Atlético Palmira, la cancha de su corazón.

Fuente y fotos: Prensa CAP

TE PUEDE INTERESAR:



Comentarios